En el cierre de la semana más importante de su carrera profesional, Nadia Podoroska logró seguir haciendo historia en el tenis argentino. La rosarina le ganó a la checa Barbora Krejcíková y alcanzó los cuartos de final de Roland Garros tras imponerse por 2-6, 6-2 y .

La "Peque" es la primera representante nacional en esta instancia del Abierto francés en más de 15 años. La última en avanzar hasta esta etapa fue Paola Suárez en 2004.

La tenista perdió el primer set al cabo de 39 minutos en los que le quebraron el saque dos veces. En el segundo parcial la historia fue al revés y además ganó todos los games en los que le tocó servir. De allí en más, su juego mejoró y ganó en la recepción para ponerse 5-2 luego de un triple break point y cerrar el partido en 2 horas y 9 minutos.

La deportista de 23 años arrancó en la qualy del torneo y se consagró como una de las revelaciones. Actualmente se ubica en el puesto 131 del ranking de la WTA y su victoria previa frente a la eslovaca Anna Karolina Schmiedlova le aseguró ingresar en el top 100 la semana que viene.

Tras superar octavos, Podoroska se enfrentará a la ucraniana Elina Svitólina, quien ingresó como la tercera máxima favorita en el Grand Slam.

La rosarina se crió en una familia de clase media en Fisherton. Su madre y su padre son farmacéuticos. Gracias a su gran performance este año podrá costear mejor los gastos de su carrera con los premios obtenidos hasta el momento. La campeona panamericana en Lima representará a la Argentina en los Juegos Olímpicos de Tokio y se instaló en España en 2018 para poder estar cerca de los torneos de Europa.

Luego del triunfo ante Schmiedlova, Podoroska admitió: "Lo que más cambia en este momento es el aspecto económico y me da alivio. Haber conseguido estos resultados me posiciona totalmente distinto. Puedo seguir pagando el sueldo de mis entrenadores y equipo y continuar viajando por el circuito. Hasta hace poco no tenía ese respaldo, esa seguridad".