La empresa contratista pidió permiso para sacar los elementos de trabajo debido a las demoras por la pandemia.


Ya pasaron tres años y medio desde que se inició la remodelación del Monumento Nacional a la Bandera y el proyecto sigue sumando obstáculos más allá de cualquier problema político imaginable. Este lunes la Municipalidad confirmó que retiraron el obrador debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus y no hay fecha de reanudación concreta para los trabajos que faltan.

La primera visita oficial del presidente Alberto Fernández había sido el puntapié para reactivar la restauración este año, incluso a pesar de la certeza de que no daban los tiempos para terminar todo antes del acto del 20 de junio. La declaración de la emergencia sanitaria por COVID-19 en marzo arrasó con las expectativas del Ejecutivo local y finalmente autorizaron que la contratista desarme el vallado del lado de calle Santa Fe.

Nadie supo entonces ni ahora cuánto va a durar“, confesó el secretario de Obras Públicas, José Luis Conde, sobre la evolución de la situación en los últimos seis meses. La mejora sustancial que prometieron autoridades provinciales y nacionales sigue pendiente. Como si esto fuera poco, la empresa declinó el pedido de hacer una limpieza del Propileo, un área que veían “bastante decaída” desde el Palacio de los Leones.

El funcionario municipal detalló que a la obra le falta algo más del 7% para su finalización. En un reportaje con Radio 2, comentó que la firma encargada deberá volver a ocupar un sector del Parque Nacional a la Bandera cuando pueda afrontar los costos y anticipó sobre el desplieuge: “El día que se reinicie, habrá un lugar muchísimo más chico”.




Comentarios