En la previa de la declaración testimonial el jefe de la Policía de Santa Fe en uso de licencia, Víctor Sarnaglia; el diputado provincial provincial y el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, hizo fuerte declaraciones desde su banca a la conducción de la repartición encargada de velar por el control del delito y que es comandada por Marcelo Sain.

Hace tiempo que Pullaro se mantenía en silencio incluso sin reaccionar a las acusaciones que el propio Sain hacía a la gestión del ahora legislador en Seguridad durante el gobierno de Miguel Lifschitz.

"Es muy delicado lo que está pasando con el Jefe de la Policía que figura en los papeles de un empresario corrupto que le pagaba coimas a fiscales, funcionarios judiciales y policías. Hoy, la policía de Santa Fe no tiene una conducción clara. Los hombres de la fuerza no saben si Sarnaglia sigue siendo jefe de la policía o no vuelve más al cargo, como sugieren desde el ministerio", expresó preocupado Pullaro.

El radical, integrante del Frente Progresista, expuso un apartado especial a lo que consideró como "gravísima interna" entre Sarnaglia y el ministro Sain. Además apeló a una serie de grabaciones en las que el ahora desplazado jefe de la policía apunta contra el titular de la cartera de Seguridad por haberle hecho una operación para desprestigiarlo.

"Espero que un fiscal investigue los audios que circulan en el cual Sarnaglia acusa al ministro de hacerle una cama para sacarlo del cargo. Hoy, las fuerzas están autogobernadas porque no saben quien las conduce. No hay conducción política por más que se intente imponer un relato. Los ladrones se hacen un festival por esta situación", sostuvo.

Vale aclarar que la declaración testimonial de Sarnaglia que se sustanciará este viernes se solicitó a partir de que en documentación secuestrada perteneciente a la secretaría de Leonardo Peiti, el arrepentido imputado por juego clandestino, se especifica el pago de coima a un tal “Sarna”, que podría aludir al jefe de la Policía.

Horas después de su exposición en la Legislatura, Pullaro continuó en la prensa criticando la política en seguridad pública definida por el gobernador Perotti. "Les tiene que dar vergüenza que hoy estén patrullando la ciudad de Rosario con solo 30 móviles. Aumentaron las entraderas, los ataques de motochorros y ni hablar de los homicidios'', precisó en diálogo con Radio 2.

“El combate de los homicidios fue un caballito de batalla durante los seis meses de campaña de Perotti y lo que no puede hacer ahora es poner un doble comando en la conducción de la policía”, se quejó Pullaro.