El concejal de la Unión Cívica Radical (UCR), Marcelo Megna, se convirtió este martes en uno de los dirigentes locales más criticados tras la protesta contra el Gobierno nacional en Rosario. A partir de los cuestionamientos por una foto suya sin barbijo con el Monumento de fondo, denunció a "sectores que maliciosamente castigan todo lo que provenga de su figura".

El edil que asumió en diciembre como parte de la lista de Juntos por el Cambio dejó de participar de manera presencial en las sesiones debido a que pertenece a la población de riesgo ante el nuevo coronavirus. Sin embargo, se lo pudo ver sonriente a bordo de un vehículo y celebrando la convocatoria "contra la corrupción y la impunidad", lo que para varias personas resultó ser una contradicción.

"Lo hice en auto sin exponerme ni exponer a otros y con las medidas de seguridad necesarias. Otras miles de personas hicieron lo mismo que yo y está perfecto", aseveró el chef en un comunicado para abordar el tema que fue ganando repercusión tras la manifestación bajo la consigna "17A". A la hora de defenderse, aseguró que lo critican "simplemente porque no cumple con los cánones del político habitual".

Megna aprovechó la ocasión para reivindicar su gestión dentro del cuerpo deliberativo. Así se jactó de ser "uno de los concejales con mayor cantidad de proyectos presentados" y subrayó que mantiene asistencia perfecta por Zoom en sesiones y reuniones de comisión en el marco de la emergencia sanitaria.