El siniestro se desencadenó en calle Moreno entre Brown y Güemes mientras instalaba un tubo en una vivienda.


Hubo corridas y temor en en el centro a partir de un incidente que involucró a un repartidor de garrafas, quien se convirtió en en el héroes del día poniendo su cuerpo para evitar un mal mayor.

El joven, que terminó con quemaduras en uno de sus brazos, intervino cuando una garrafa tomó fuego cuando estaba siendo instalada en una vivienda de pasillo en calle Moreno entre calle Brown y Güemes.

El incidente ocurrió en calle Moreno entre Brown y Güemes. (Captura de pantalla)

Según pudo reconstruir el mismo empleado lesionado ante las cámaras de Canal 3, si él no ponía el cuerpo se corría riesgo de una explosión un incendio mayor.

El incidente ocurrió en calle Moreno entre Brown y Güemes. (Captura de pantalla)

Finalmente un matafuego de una obra en construcción cercana sirvió para sofocar las llamas.

El incidente ocurrió en calle Moreno entre Brown y Güemes. (Captura de pantalla)

En forma preventiva, se cortó el tránsito en la cuadrada, fue convocada una dotación de los Bomberos Zapadores, una cuadrilla de Litoral Gas y la Brigada de Explosivos.

El joven herido fue atendido por una ambulancia del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (SIES) y se encontraba fuera de peligro.




Comentarios