El humilde altar lo levantó un hombre en recuerdo de su hija fallecida en un accidente. Fue el único lugar que no se quemó.


Hugo Romero no podría creerlo. Cuando le avisaron que el fuego en el cruce de las rutas 9 y 178 había arrasado con las banquinas y parte de un campo, estaba seguro que las llamas también habían alcanzado la humilde gruta que había levantado en homenaje a su hija fallecida en un accidente en 1997. Pero mayúscula fue la sorpresa cuando advirtió que el incendio por causa inexplicable había rodeado el altar.

El episodio ocurrió a las afueras de Armstrong, zona que viene siendo afectada como otras en la provincia de Santa Fe por el fuego en pastizales. “Si bien me mostraron fotos y videos tuve que venir a verlo con mis propios ojos. La gruta quedó intacta”, explicó Hugo al móvil de Canal 3 de Rosario.

La gruta construida por un hombre en recuerdo de su hija fue lo único que se salvó del fuego. (Captura de TV)

Los bomberos y una vecina de un campo cercano tampoco podían explicarse lo ocurrido. “Es obra del Señor”, atinó a decir una mujer afincada a pocos metros de allí, que vio como en la noche una autobomba intentaba sofocar las llamas.

La hija de Hugo tenía 13 años cuando falleció y fue en el lugar donde ocurrió la tragedia que su papá decidió rendirle un homenaje. “En su momento hablé con el intendente y me autorizó a levantar el altar. Cuando se construyó la rotonda tuve que llevarlo a mi casa y luego lo volví a colocar”, relató.

El lugar empezó a ser visitado por pobladores de Armstrong interesados en verificar el curioso fenómeno.




Comentarios