La defensa del jefe de la barra brava de Central fue citada junto al resto de las partes este jueves a la tarde.


Este martes Andrés Bracamonte pasó la segunda noche detenido en dependencias de la Agencia de Investigación Criminal (AIC). Luego de su arresto en el marco de 16 allanamientos solicitados por la Fiscalía Regional de Rosario, el jefe de la barra brava de Central no será trasladado para la audiencia imputativa por lavado de activos.

A “Pillín” lo retiraron esposado de su casa el lunes en el Club de Campo Los Álamos de Ibarlucea. Desde allí fue bajo custodia de las fuerzas provinciales hasta la sede de ex Policía de Investigaciones (PDI) y se resolvió que asista por videoconferencia cuando lo acusen formalmente este jueves en el Centro de Justicia Penal.

En simultáneo con las críticas de tono político que le valieron una réplica del ministro de Seguridad, Marcelo Sain, el abogado Carlos Varela fue citado para representar al comerciante de 49 años ante la jueza Valeria Pedrana a las 14. De esta manera, la participación del fiscal Miguel Moreno y el resto de las partes se llevará a cabo de manera presencial, algo que se ha vuelto la excepción como parte del protocolo para evitar el contagio de coronavirus en el edificio de Mitre y Virasoro.

Bracamonte es hasta el momento el único imputado cuyo nombre se confirmó para la audiencia a pesar de que la investigación expone vínculos con muchas personas más en torno a los delitos de encubrimiento y lavado de activos de origen delictivo. Entre ellos se destacan como socios empresarios el exrepresentante de futbolistas Juan Carlos “Chiquito” Silvetti y Sergio Quiroga, intendente del Gigante de Arroyito.




Comentarios