La sede canalla fue allanada después del arresto de Andrés Bracamonte en el marco de la causa por lavado de activos.


La detención de Andrés Bracamonte a raíz de una causa sobre lavado de activos dio paso a un nuevo capítulo de la investigación horas después con el allanamiento de la sede de Rosario Central. Luego del procedimiento, funcionarios judiciales apuntaron que se llevaron facturas de empresas ligadas a “Pillín”.

El despliegue de personal policial con armas largas en la puerta del edificio de Mitre y Córdoba para custodiar la tarea de las autoridades se diluyó al finalizar la tarde. Al salir del lugar, el fiscal Miguel Moreno indicó que las firmas bajo sospecha prestaban “servicios varios” al club, aunque descartó que la documentación se refiera puntualmente a la representación de futbolistas.

El representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) ratificó que el jefe de la barra brava canalla fue el único detenido a lo largo de una jornada que comenzó con 16 allanamientos simultáneos en la ciudad y localidades vecinas. Asimismo estimó que la audiencia imputativa se llevará a cabo entre el miércoles y el jueves.

Bracamonte fue capturado muy temprano en su casa del country de Ibarlucea y Moreno apuntó que tiene “participación societaria” en dos empresas contratadas por la Academia. Aunque no las mencionó puntualmente, entre las cuatro cuyo nombre tomó estado público en abril figura Ruffino SAS, en la cual comparte ese rol con el intendente del Gigante de Arroyito, Sergio Quiroga.




Comentarios