El padre de Priscila pide que la Justicia le conceda prisión domiciliaria porque "está en juego" la vida de su nieta.


A casi un año del asesinato de Marcos Guenchul, su exsuegro defendió publicamente el pedido formal para que la Justicia le conceda arresto domiciliario a su hija. Aunque la mujer está bajo sospecha como instigadora del crimen del personal trainer, aseguró: “Tuve la repuesta que me alcanza para saber que es inocente“.

A lo largo de estos once meses, el periodista Omar Denoya siguió el caso consternado y así se lo pudo ver el día en que Priscila fue imputada por el asesinato en Mendoza y Sucre. “Está en juego la vida de mi hija y mi nieta”, afirmó respecto de la detenida y de la niña de 3 años que ella tuvo con la víctima antes de su separación.

Después del crimen, la acusada tuvo una beba que actualmente tiene siete meses se encuentra con ella en la cárcel de mujeres. Su actual pareja, Caio Soso, también permanece tras las rejas como coautor del plan que la Fiscalía empezó a desentramar a partir de una disputa por el régimen de visitas para que Guenchul pudiera volver a ver a su hija.

Creo en la inocencia de mi hija, la vi llorar ese día, la vi muchos días clavada en el sofá cuando estaba embarazada”, expresó el comentarista deportivo en un reportaje con Radio 2 para repasar cómo siguió la historia a partir de la muerte del personal trainer.




Comentarios