Barbijo y un kit descartable de vaso, sorbete, removedor y servilleta, deberán tener quienes acudan a un boliche en Rosario, de acuerdo al protocolo sanitario presentado por la cámara que los agrupa y que todavía debe ser aprobado.

Referentes de la Asociación de Confiterías Bailables de Rosario indicaron que se reunieron con el secretario de Producción, Sebastián Chale, y que mantuvieron contactos con el intendente, Pablo Javkin, y con el gobernador, Omar Perotti. La idea es encontrar entre todos los actores una solución para que puedan retomar la actividad.

El modelo considerado por los bolicheros es el que rige en España, y que contempla acceso a partir de reserva mediante una aplicación, medición de temperatura al ingreso, sanitización de los pies y entrega de un kit personal descartable, según detallaron a Canal 3. Cada uno debe llevar barbijo y tenerlo siempre puesto, solo se lo pueden bajar para consumir.

Lo que todavía está en discusión es la capacidad máxima que podría habilitarse, teniendo en cuenta que se trata en la mayoría de los casos de ambientes cerrados. En el caso de la gastronomía se habilitó inicialmente hasta el 50%, pero muchos empresarios se quejan porque con ese porcentaje no llegan ni a cubrir los costos operativos.