Luego de que el Ministerio Público Fiscal (MPF) realizara un pedido en el mismo sentido hace un mes y medio, la Justicia provincial se declaró incompetente para investigar a cuatro gendarmes presos por extorsión. A partir de esta resolución de segunda instancia, la pesquisa que se inició en abril pasará al fuero federal.

La investigación que llevó a cabo el Ministerio Público de la Acusación (MPA) comenzó con la denuncia de un vecino de la zona sur, quien manifestó que los imputados le habían pedido dinero a cambio de no armarle una causa por narcomenudeo. Al mismo tiempo, sostuvo le robaron durante un allanamiento ilegal y así lo presionaron para que empezara a vender droga para ellos.

La captura de los uniformados por parte de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) se llevó a cabo durante un operativo de entrega controlada de la plata que le pidieron a Juan Carlos C. como parte del supuesto negocio ilícito. Los detenidos quedaron bajo prisión preventiva efectiva tras la primera audiencia a cargo de la jueza María Isabel Más Varela. Este lunes, la Cámara de Apelaciones dispuso la remisión urgente de las actuaciones a las autoridades federales para esclarecer el hecho, algo que había solicitado el fiscal Claudio Kishimoto.

Desde el MPA apuntaron que este martes esperaban la notificación para darle curso a la nueva orden. De esta manera se abre la posibilidad de revisar la situación procesal del alférez Roberto Florentín, el sargento primero Néstor Cabrera, el cabo Juan Ramón Galván y el cabo primero Armando Moreira.