El Ministerio Público Fiscal (MPF) solicitó que la Justicia federal intervenga en la causa por extorsión en la que detuvieron a cuatro gendarmes rosarinos. La presentación busca habilitar la feria extraordinaria para el traspaso del expediente que se tramita en el fuero provincial desde más de una semana.

Dado que la denuncia involucra a cuatro miembros de Gendarmería Nacional, el fiscal Claudio Kishimoto considera que le compete hacerse cargo de la investigación sobre el allanamiento ilegal de la casa de un supuesto vendedor de droga del barrio Tablada. Tres días después de ese hecho registrado el domingo 5 de abril, los sospechosos fueron capturados en un operativo de entrega controlada para exigirle a la víctima 200 mil pesos.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) fue el primero en tomar cartas en el asunto a partir del testimonio de Juan Carlos C., quien advirtió que los uniformados ingresaron sin permiso a su vivienda de Presidente Quintana al 100 bis para pedirle dinero, se lo llevaron a bordo de un vehículo y lo golpearon. Las actuaciones quedaron en manos de la unidad de Flagrancia y el fiscal Gastón Ávila considera que los cuatro detenidos cometieron robo calificado entre otros delitos.

En la audiencia del sábado pasado, la jueza provincial María Isabel Más Varela ordenó la prisión preventiva efectiva para el alférez Roberto Florentín, el sargento primero Néstor Cabrera, el cabo Juan Ramón Galván y el cabo primero Armando Moreira. Ahora su par federal Carlos Vera Barros debe resolver si considera admisible el cambio de competencia para continuar con la investigación.