Estiman que unas 50 familias fueron al lugar que había sido loteado previamente para levantar viviendas precarias.


La policía rosarina y personal municipal desalojaron este miércoles a un grupo de 50 familias que se había instalado en un terreno privado del barrio Tango en la zona oeste. Los vecinos denunciaron que el descampado había sido dividido en parcelas y a raíz del operativo hubo cinco personas demoradas.

Agentes de Control Urbano empezaron a trabajar al mediodía para frenar a quienes ya habían levantado algunas viviendas precarias con postes de madera y chapas a la altura de San José de Calasanz y Gardel.

Ante la consulta de Canal 3, otros residentes ubicados sobre la prolongación de Avenida Mendoza hacia el oeste advirtieron que la maniobra para demarcar el terreno no fue azarosa. Así plantearon que el despliegue fue organizado por gente del lugar y también apuntaron que llegaron otras familias desde Cabín 9, en el límite con Pérez.

Si bien muchas de las personas que estaban en el terreno se retiraron en primera instancia, otras regresaron durante la tarde para continuar con el loteo. De esta manera, las fuerzas provinciales intervinieron nuevamente y las actuaciones por los arrestos quedaron en manos de la Subcomisaría 22°. Por la noche se asignó una custodia permanente a pocas cuadras del Estadio Mundialista de Hockey.




Comentarios