Habrá atención personalizada integral en base a un mapeo que comenzó a realizar la municipalidad.


Ante la posibilidad de que la semana que viene se establezca una flexibilización de las medidas de aislamiento obligatorio decretadas por el gobierno nacional, la Municipalidad de Rosario presentó un programa integral para lograr que los adultos mayores, población de mayor riesgo sanitario ante el avance del coronavirus, permanezca en sus casas y no salga para prácticamente ningún propósito.

El esquema de trabajo empleará a trabajadores municipales y voluntarios para asistir en cuestiones de salud, contención psicológica y disponer de la logística para que los ancianos eviten alcanzar la calle siquiera para ir a la farmacia o al almacén.

“Es una estrategia integral que incluye la escucha, contención y acompañamiento de los adultos mayores, y que llega después de planificar y ejecutar el plan sanitario y el esquema de aislamiento en el Hipódromo para recibir a pacientes infectados de coronavirus”, introdujo el intendente Javkin en una conferencia de prensa que brindó en el Palacio de los Leones y en la que lo acompañó el secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana y el subsecretario de Desarrollo Humano, Lucas Raspal.

El programa incluye la geolocalización de los domicilios de los ancianos en una base de datos, la implementación de un número telefónico para brindar asistencia psicológica con voluntarios de la Universidad Nacional de Rosario, asistencia sanitaria y hasta consejos para generar variantes de actividad física y estimulación en casa.

La idea es que los adultos mayores no se contagien y no se muevan de casa”, expresó Javkin al detallar que el plan buscará, con el Municipio como único intermediario habilitado, acercarle la medicación por dos meses para aquellos que habitualmente la retiran de los centros de salud y conectar los ancianos con los comercios de cercanía del barrio para que puedan llevarle las compras a casa. “Planeamos trabajar con todos los negocios de cercanía y nos vamos a conectar con cada uno“, prometió el jefe comunal.

Desde Salud Pública de Rosario ya se ha avanzado en la vacunación domiciliaria de los ancianos. “Llevamos 14 mil vacunas colocadas y vamos a seguir con la próxima tanda cuando llegue”, sostuvo Javkin.

Segunda etapa

El programa se anticipa a la posibilidad de que el virus se expanda en la ciudad y definió la construcción de un mapeo térmico en el que se puedan visibilizar los barrios con mayor nivel de infectados de COVID-19.

“Teniendo identificado a los adultos mayores y superponiendo esa información a al mapa de contagiados vamos a pedirle a parroquias, sindicatos, centros de jubilados e instituciones en general que puedan alojar a grupos pequeños de personas, en su mayoría adultos mayores para evitar los contagios si es que hipotéticamente en una cuadra o manzana proliferan los positivos”, detalló el intendente y sumó: “la idea es que alojen a gente sana y no infectada”.

Voluntarios

“La primera fase del programa ya tiene una lista de mil voluntarios que van a colaborar con los adultos mayores a o que se agregan el plantel de trabajadores municipales” manifestó Javkin, aunque planteó que además unos 4 mil voluntarios que se sumaron en el último tiempo que van a actuar como “voluntarios de cercanía”.

“Les vamos a dar una lista de adultos mayores que viven en la cuadra o en la manzana para que actúen allí y los puedan asistir”, agregó.




Comentarios