Doce ancianos que alojados en el Hospital Geriátrico Provincial debieron ser asilados luego que se confirmara que una enfermera del establecimiento dio positivo en coronavirus.

La trabajadora de la institución estuvo presente en el edificio de calle Ayolas al 100 hasta este domingo, fue el elemento que derivó en que se decidiera el aislamientos de los adultos mayores que estuvieron a su cargo.

Sin embargo, más allá de protocolizar el episodio, desde la dirección del geriátrico se informó que hasta el momento ninguno de las personas alojadas que tuvieron contacto con la enfermera presentaban síntomas compatibles con el COVID-19.

Desde el establecimiento se indicó además que la enfermera se recuperaba de manera positiva y se detalló que 20 empleados de la institución que tuvieron contacto con ella fueron también aislados.

En el Hospital Geriátrico Provincial hay alojados unos 230 ancianos y allí se desempeñan 350 personas, integrando el plantel además de médicos, de distintas especialidades, psicólogos, asistentes sociales, enfermeros, y asistencia religiosa.