Fue por pedido de la Justicia federal por el delito de "desobediencia y atentado contra la salud pública". Su compañía tiene un pasivo millonario.


En un insólito operativo que ordenó la Justicia Federal por “desobediencia y atentado contra la salud pública”, la Prefectura Naval argentino halló este lunes al yate propiedad del empresario Gustavo Nardelli que al parecer zarpó antes de declarada la cuarentena total por el coronavirus.

El hombre, que estaba bordo de la embarcación encontrada en el Paraná Viejo, es uno de los directivos de la empresa Vicentín, agroexportadora que está en concurso preventivo de acreedores e investigada por supuestos beneficios que recibió de parte de la anterior gestión del Banco de la Nación Argentina.

Según publicó el portal Rosario3, el yate “Champagne”, tal el nombre como está registrado, salió el miércoles después del mediodía pese a la advertencia del personal de la guardería del Rowing Club, de la inminencia de la cuarentena y la imposibilidad de regresar para aparcar la embarcación hasta pasada la emergencia.

La navegación de embarcaciones particulares está prohibida en tiempo de aislamiento total, por eso tras la notificación de la Justicia Federal, Prefectura ordenó la detención de las dos personas que estaban a bordo.




Comentarios