La Cámara Penal de Rosario confirmó la sentencia de Primera Instancia dictada en la causa por la tragedia de calle Salta 2141 en la que solo se condenó al gasista Carlos García a cuatro años de prisión por estrago culposo. Además, convalidó la absolución para los otros diez acusados.

Los jueces Carina Lurati, José Luis Mascali y Carlos Carone rechazaron los planteos de la Fiscalía y familiares de las víctimas que habían apelado la polémica resolución por el caso en el que murieron 22 personas por la explosión de un edificio el 6 de agosto de 2013.

En aquel primer fallo, se había determinado que García manipuló el gabinete de gas sin haber interrumpido previamente el suministro, así como tampoco la luz. El gasista no había tomado otras medidas de prevención como cerrar la puerta del edificio, ni tampoco alertó a los vecinos sobre la fuga. Esos cuatro años que le dieron no los tendrá que cumplir en prisión efectiva.

Fueron beneficiados nuevamente el ayudante de García (Pablo Miño), el otro gasista que había trabajado en la torre (José Luis Allala), los administradores (Carlos Repupilli, Norma Bauer y Mariela Calvillo), los efectivos de Litoral Gas (Gerardo Bolaño, Luis Curaba, Guillermo Oller, Viviana Leegstra y Claudio Tonucci).

Esta nueva sentencia volvió a golpear a los familiares y amigos de las víctimas, sumamente dolidos al ver que las 22 muertes parecen no encontrar responsables más allá del gasista.