Una joven de 20 años fue internada este martes en el Hospital Provincial de Rosario con traumatismo de cráneo leve y su familia denunció que fue golpeada por una patota en un boliche de Arroyo Seco. La muchacha de Villa Gobernador Gálvez aseguró que la agredieron por "un problema con otra chica" que no estaba en la disco.

"Pasó casi lo mismo que en Villa Gesell. Me faltaba una patada más y ya", expresó la víctima a la hora de comparar el incidente con el asesinato de Fernando Báez Sosa. A punto de pasar a sala luego de ser derivada desde el Hospital 50, Candela Barrios dijo que "lo peor ya pasó" pero quedó "muy dolorida" por las patadas que le dieron.

En diálogo con LT8, la joven confirmó que el conflicto empezó dentro de las instalaciones de Mikha. Allí un patovica la agarró de los brazos para sacarla y mientras la sujetaba, una chica pasó y le dio una trompada en la cara aprovechando que no podía defenderse.

"Creo que nos tendrían que haber sacado por separado", planteó Candela ala hora de recordar la gresca que se desató después. Acompañada por su hermana y una amiga, vino a cinco muchachas que las abordaron y también denunció a un hombre por los golpes. "Una me pega en la mandíbula, ahí me caigo y me agarran todas juntas. Cuando me dieron con el zapato en la cabeza, me corté, empezó a correr mucha sangre y no me acuerdo más, sólo que convulsioné", relató.

La directora del Hospital Provincial, Lorena Botta, informó que la paciente sufrió un traumatismo de cráneo leve, aunque estaba "lúcida" y en "estado neurológico conservado". De esta manera, quedó alojada en observación mientras su familia esperaba hacer la denuncia penal por el hecho.