El menor es hijo de Alejandro Candia, uno de los presos que se escapó en la recordada fuga de la autopista Rosario-Santa Fe.


La policía tomó conocimiento en las últimas horas de un secuestro extorsivo que tiene coletazos sobre el ámbito carcelario.

Una de las víctimas fue un adoelscente de 15 años, hijo de Alejandro Candia, uno de los presos que se escapó en la fuga de la autopista Rosario-Santa Fe este año y que una vez que fue recapturado terminó alojado en la c+arcel de Piñero.

Además, junto al menor estaba un hombre de 34 años que también fue aprehendido.

El secuestro en cuestión ocurrió en inmediaciones de la intersección de las calles Centeno y Callao, cuando los dos masculiinos fueron subidos por la fuerza por sujetos armados a un Peugeot 308 gris.

Al parecer, la madre del dolescente declaró a la policía que desde la cárcel el padre insistía en que recibía amenazas para entregar dinero para evitar que algo le pasara a su hijo, por lo que se infiere que el secuestro podría tener que ver con dichas intimidaciones.

Mientras transcurría el cautiverio, trascendió que los secuestradores pedían 500 mil pesos como rescate, y no había quedado claro si el monto había sido abonado o no.

Finalmente el adolescente fue liberado en la esquina de Washington y Cavia y contó que tanto a él como a su acompañante los captores los amenazaban de muerte de forma constante.




Comentarios