"Andy" Caminos estuvo involucrado en el asesinato por el que condenaron como cómplice a un abogado defensor.


Pasado un año y medio desde su detención por una saga de hechos violentos la zona sur, la Justicia provincial dio luz verde este lunes para dictar una pena de 26 años de prisión en relación a cuatro delitos graves atribuidos a Fernando Andrés Caminos. Al sobrino del exjefe de la barra brava de Newell’s incluso lo investigaron por ordenar un asesinato desde la cárcel.

La saga de homicidios que abarca el procedimiento abreviado homologado tiene como antecedente más cercano la muerte de Cristian Javier Reynoso en abril de 2018. De acuerdo a fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA), “Andy” estaba en el penal de Coronda cuando actuó como instigador del ataque contra uno de los testigos del juicio a “Los Monos”.

Por otra parte, el fiscal Luis Schiappa Pietra imputó al muchacho como partícipe primario de una balacera fatal la noche de Navidad de 2016 en barrio Municipal. En aquella oportunidad la víctima fue Carlos Leonel Juárez y el presunto autor material es su primo Alexis Caminos.

Menor fue el rol atribuido al acusado en cuanto al resonante crimen de Lorena Ojeda, la adolescente asesinada por error en busca de eliminar a una testigo clave en relación a la interna en la barra brava rojinegra. En diciembre pasado, el abogado Marcos Cella recibió una pena condicional de 3 años por el mismo episodio en el que identificaron como instigador a su cliente, Ariel “Tubi” Segovia.

A los tres homicidios se suma un cuarto en grado de tentativa que tuvo lugar el 29 de noviembre de 2016, cuando “Andy” y otras tres personas encerraron a la víctima y le dispararon en el rostro en barrio Municipal. En ese hecho también se declaró culpable por robo calificado, aunque no se encontró el arma empleada. Los términos del acuerdo fueron revisados por los jueces Hernán Postma, María Melania Carrara y Hebe Marcogliese.




Comentarios