La violencia de Córdoba entregó otro episodio, que pudo ser fatal pero por acción del azar o la providencia no llegó a mayores, gracias al celular que la chica llevaba en el bolsillo y que frenó el impacto de un disparo que recibió en una fiesta clandestina, en Río Cuarto.

//Mirá también: La Calera: cuatro hombres presos acusados de asesinar a otro a golpes

Fue el salvaje curso que tomaron las acciones en una reunión que se daba el sábado por la noche en barrio Jardín Norte, cuando a las 4 de la madrugada se inició un discusión en torno a una botella de fernet y uno de los involucrados sacó un arma y efectuó tres disparos contra otros participantes de la velada, entre ellos la chica de 14 años que salvó su vida milagrosamente.

//Mirá también: Video: reaccionó con violencia contra un kiosco en Nueva Córdoba

Sobre el inicio de la gresca, una testigo contó que “había dos botellas de Fernet, una medio vacía y uno le gritaba a otro: ‘me robaste la botella’, ahí empezaron a discutir”, dijo a La Voz.

Salió sin permiso

Por su parte, la madre de la menor herida relató: “MI hija recuerda que ve que el chico saca el revólver y todos salen disparando. Cuando iba saliendo de la casa, cerca del portón, primero ve que una bala le pega a un chico que iba delante de ella, en el pie. Después siente que le pegan a ella atrás, justo en el bolsillo donde tenía el celular”, describió.

“Sangraba mucho. Fue un milagro”, reflexionó la madre que detalló que la chica había salido sin permiso para ir a la fiesta que se realizó en la calle Yumanas al 2.300, a pocas cuadras de su casa.