Todos los días pasas cosas de no creer en Córdoba, y nuevamente volvió a suceder. Esta vez, un agente policial de la Departamental Juárez Celman fue sorprendido cuando conducía un auto robado en Río Cuarto.

El vehículo es un Peugeot 2008 y había sido denunciado como sustraído el 14 de noviembre, en un domicilio ubicado enfrente de la Plaza Mariano Moreno, según la Policía.

Una patrulla preventiva de esa ciudad fue quién detectó el hecho. El efectivo fue imputado por presunto encubrimiento por el fiscal de turno, Javier Di Santo.

El auto pertenece a una familia a quienes les entraron a robar en su vivienda dos meses atrás, según detalló La Voz.

Las víctimas habían salido de su casa y cuando regresaron, se encontraron con un vidrio roto, la casa revuelta y faltantes como computadoras, elementos de valor y el vehículo.