Abogados denunciaron que un cierto número de internos de la cárcel de Río Cuarto se encuentran totalmente incomunicados. “Desde que llegó, no sólo está aislado, sino que está en un pabellón donde no puede acceder a un teléfono”, aseguraron fuentes consultadas por diario Puntal.

“Es una barbaridad intolerable. Absolutamente inadmisible. Tendrían que intervenir organismos de Derechos Humanos”, aseguran los denunciantes. En este sentido, consideran que esta situación excede el contexto de pandemia en las cárceles y señalan que se ha puesto una pena accesoria que es la incomunicación de los presos.

En este sentido, Daniel Fernández, letrado de un interno, adelantó que está buscando contactarse con Derechos Humanos de la Nación para denunciar la situación ya que “nadie hace nada”.

“Estoy esperando respuestas de la Justicia. Yo creo que debiera actuar de oficio la Fiscalía de turno para evitar esto y hacer cesar los efectos inmediatos del delito. Así se debe actuar en cualquier régimen democrático y en el que se aplique el derecho. Esto le puede pasar a usted, a mí, a su hijo, a su padre, a cualquiera. Es intolerable”, añadió.

La misma situación se repetiría con varios de los que permanecen en la cárcel, principalmente con los que se encuentran aislados.

Si bien el argumento que se brinda ante lo que está ocurriendo tiene que ver con el aspecto sanitario, lo que no queda claro es por qué a estos internos no se les permite comunicarse, al menos, vía remota, sin tener contacto con personas del exterior.

Se puede poner un celular con control, se les puede ofrecer una hora de comunicación, teléfono inalámbrico, hay diez mil alternativas y no perjudicarlos. No quiero ni pensar si llegara a pasarme a mí o a un familiar”, dijo Fernández.

Sin embargo, detalló que en el pabellón en el que están no hay teléfono alguno. Aunque ya realizó el reclamo ante las autoridades de la penitenciaría y éstas se comprometieron a solucionar el problema, aún no se ha concretado.