Una tormenta con alcances impredecibles parece haberse desatado en el seno del Ministerio Público Fiscal de Córdoba, con lo que serían fuertes expresiones del fiscal del caso Dalmasso, enojado por el poco apoyo del sistema.

En versiones periodísticas que trascienden las fronteras de la provincia de Córdoba, ha trascendido que Julio Rivero, fiscal del caso contra Marcelo Macarrón se habría quejado por la falta de apoyo de su jefe, en una situación que podría traer consecuencias.

Sobre el tema, el periodista Mauro Szeta publicó en redes que Rivero habría dicho: “En dos meses de juicio, no tuve ninguna muestra de apoyo de mis pares”, se quejó, y abandonó el grupo de unos 100 funcionarios judiciales, sostuvo.

El clima se ha tensado en los últimos días de un juicio que parece no tener un camino claro hacia la verdad sobre la muerte de Nora Dalmasso, ocurrida en noviembre de 2006, en un country de Río Cuarto.