Una menor de entre 2 y 3 años de edad, originaria de Quitilipi, fue ingresada al hospital de la ciudad, pero debido a su estado grave fue trasladada al hospital 4 de junio en Sáenz Peña, donde falleció poco después debido a un paro cardiorrespiratorio.

La Policía afirmó que la niña fue diagnosticada con hematomas y dilatación anal, y a su vez los médicos que la atendieron aseguraron que la niña tenía signos de haber sido violada.

Fuentes de la localidad aseguran que la niña vivía junto a su madre y la concubina de ésta en una casa localizada en el predio de un aserradero de maderas. La madre, a su vez, aseveró que la residencia es propiedad de su empleador y, junto a su concubino, cuidan del domicilio desde hace dos meses.

La madre y el concubino fueron detenidos y trasladados a la comisaría cuarta por orden del médico policial y fiscal Cristian Arana. Sin embargo, el doctor Arana decidió liberar a ambos hasta que se conozcan los resultados de la necropsia. Al mismo tiempo, ordenó allanar la vivienda de la niña, ubicada en Magallanes Nº 1075.

La madre, de 20 años, atestiguó a la Policía que estuvo con su hija hasta las 14:00 horas del día de ayer hasta que se durmió. Luego la encontró con moretones, situación que ameritó ir con su concubino de 19 años y su patrón.

El fiscal Arana encabeza la investigación, en conjunto al Gabinete Científico; el jefe de la Comisaría de Quitilipi, comisario inspector Luis Ledesma, y el jefe de la División de Investigaciones de Sáenz Peña, subcomisario Darío Romero. También está involucrada la División Violencia Familiar y de Género de Sáenz Peña, la cual prestó un móvil y trasladó a la madre a la mencionada unidad.

Anoche, al conocerse los hechos, varios vecinos se hicieron presentes frente a la Comisaría de Quitilipi con palos y ladrillos a la espera de la madre y el padrastro de la menor.