El día de ayer, el gobernador de la provincia, Jorge Milton Capitanich, inauguró en Barranqueras el Centro de Enfermedades Raras de la fundación CREO. Durante el evento, el ejecutivo chaqueño se comprometió a brindar equipamiento, tecnología, infraestructura y financiamiento al flamante Centro.

Este proyecto comenzó en 2012 a partir de la colaboración del Centro de Referencia y Entrenamiento Ocupacional (CREO) y la Fundación Ciudad Limpia, con el fin de atender a pacientes con enfermedades anómalas en Chaco.

Capitanich expresó al respecto que “es una obra significativa para el desarrollo de nuestra provincia”. A su vez, resaltó que “hay personas con una enorme empatía con niños y niñas, y una capacidad enorme de interpelarse y construir desde lo más profundo del corazón”.

“Estas inversiones son importantes para el desarrollo de la infraestructura sanitaria de nuestra provincia”, señaló el gobernador, al mismo tiempo que se refirió a “la dimensión de las enfermedades poco frecuentes”.

Al describir el edificio, el mandatario afirmó que “el diseño arquitectónico reúne todas las capacidades necesarias para la mejor atención de los pacientes. Sentimos orgullo porque es el primer centro en el país de estas características y, a la vez, tenemos que garantizar el correcto funcionamiento”.

Por su parte, el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons, manifestó: “emociona el trabajo de toda la Fundación. Hay que celebrar la decisión de ustedes de crear este espacio para la provincia, de mucha contención. Cuando uno entra acá, siente mucha esperanza y se nota que se construye futuro”.

“La decisión del gobernador de apostar a la construcción de estos espacios, de ayudar a fundaciones como CREO, que terminan cambiando la vida de muchos jóvenes. Les agradecemos el trabajo y cuentan con todo el equipo del Gobierno para seguir transformando la realidad y hacer felices a muchos niños y niñas”, concluyó Pérez Pons.

Entretanto, el titular de la fundación CREO, Federico Valdez, relató: “cuando empezamos este proyecto, hicimos lo que nos enseñaron nuestros hijos: a distinguir qué factores manejamos y cuáles no en la gestión. Nos enseñaron que a la genética no la manejamos. Nosotros manejamos, en la atención de nuestros chicos, el cariño, la paciencia, la constancia. Entonces construimos, en base a factores que manejamos, nuestro futuro y el de esta institución”.

Como padre de un niño con fibrosis quística, Valdez puso sus sentimientos en palabras ante la inauguración: “Me tiemblan las piernas de estar parado acá. Nunca pensé que íbamos a estar tan rápido en esto. Gracias gobernador por la empatía, por el compromiso, por acercarnos en el tiempo la atención a esos chicos. Gracias intendenta Magda Ayala por dar respuestas. Gracias ministro Pérez Pons por destinar fondos públicos para este lugar que, sin dudas, ayudará a mejorar la calidad de vida de muchos chicos y también a bajar los costos en atención cuando sean diagnosticados de forma temprano”.