El Sindicato de Trabajadores Aceiteros y Desmotadores de Algodón (STADYCA) continúa las medidas de fuerza que inició el pasado jueves 15 y la cual se extendió hasta hoy a las 16. El titular del ente, Víctor González, explicó que con el paro buscan lograr un aumento salarial. “No queremos la violencia, sino una solución, y la solución es el salario digno”, remarcó el sindicalista.

Según González, las algodoneras generan “$10 millones por día con el desmote, es una rentabilidad alta. Con 50 empleados, a lo sumo puede llegar a significarles $3,5 millones al mes, y suponiendo que tienen otros $3,5 millones en gastos fijos y servicios, la ecuación de rentabilidad sigue siendo favorable para el empleador”.

“Pedimos que el Ministerio de Trabajo interceda y que convoque a una audiencia urgente para la semana entrante, lunes o martes. Un trabajador cobra $36.400, cuando hicimos un cálculo y un salario digno debería ser de $84.000, aunque lo que nosotros pedimos es un aumento a $63.000”, indicó el funcionario gremial.

El sindicalista también destacó que “el paro tuvo un alto acatamiento, casi todas no funcionarios, pero de igual manera hubo amenazas de empresarios a trabajadores de que si adherían al paro los iban a echar. Ellos tratan de atemorizar a sus propios trabajadores. Algunos empresarios prefieren echar a sus empleados que darles un aumento”.

Al mismo tiempo, el titular del sindicato explicó que el paro “fue una decisión unánime de la Comisión Directiva, a raíz de las negociaciones colectivas de trabajo truncas. Venimos de reuniones en reuniones desde marzo”.

“No podemos concluir las negociaciones porque la empresa no decide conforme a nuestro petitorio de una recomposición salarial. Esto teniendo en cuenta que el trabajo en el algodón es esencial, porque con él se fabrican elementos de higiene”, finalizó González.