El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, encabezó este sábado una reunión con funcionarias, funcionarios e integrantes de organismos que conforman el Sistema Provincial de Manejo del Fuego (SPMF), donde tomaron la decisión de activar preventivamente el protocolo frente al prolongado periodo de sequías pronosticadas y las altas probabilidades de incendios en áreas rurales y periurbanas.

Capitanich aseguró que “estamos alertas para intervenir de forma rápida y eficaz”, recordando que Chaco cuenta con más de 700 personas entrenadas en 24 cuarteles de bomberos voluntarios, 7 cuarteles de la Policía y brigadas ambientalistas para actuar si se originan incendios. No obstante el mandatario reiteró el pedido de que las y los vecinos que detecten algún foco de incendio lo denuncien a las líneas 105 y 911.

Junto a esto, la provincia requerirá al Ministerio del Interior un aporte del Tesoro Nacional por $200 millones, monto que será destinado a la compra de equipos de trabajo y nuevos dispositivos de comunicación para las y los bomberos voluntarios, miembros de la brigada ambiental y para los bomberos de la Policía, buscando acelerar acciones y prevenir grandes daños.

Informó además que el próximo viernes 26 de marzo se reunirá con sus pares de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y de Santa Fe, Omar Perotti, para avanzar en el financiamiento del plan de inversión de $4.500 millones que permitirá iniciar las obras en los bajos submeridionales.

Sobre esto el mandatario provincial sostuvo lo siguiente: “Allí tenemos un foco de propagación de incendios muy grande, por lo que generaremos la infraestructura necesaria para su mitigación con la construcción de reservorios de agua, molinos de viento, tanques y demás obras necesarias que nos garanticen el manejo de las cuencas hídricas”.

Sistema Provincial de Manejo del Fuego

El SPMF monitorea, previene, controla e informa sobre peligros de focos de incendios en zonas rurales y periurbanas. Durante el 2020 se registraron 100.000 hectáreas afectadas por incendios forestales y pastizales; se detectaron 48.343 focos críticos de calor de riesgo alto por el nivel de combustibles naturales existentes (pastizales secos), extrema sequía y las altas temperaturas que caracterizaron el año.

Aún así, en la mayoría de los casos los incendios rurales fueron derivados de quemas intencionales de pastizales, incendios en banquinas de rutas y caminos de mayor circulación debido a las colillas de cigarrillos arrojadas, y en áreas periurbanas por quema de basurales de manera irresponsable.

Por ello fue que el Gobierno provincial ejecutó un plan contra la sequía y los Incendios rurales invirtiendo $100 millones que permitieron fortalecer la red de colaboración; financiar a los municipios para la adquisición de tanques de agua, cisternas, obras menores y logística para la distribución de agua; generar un sistema de alerta temprana para la prevención y mitigación; unificar el sistema de información de causas y daños; fortalecer divisiones de bomberos de la policía y garantizar combustible para la logística de bomberos voluntarios y mínimo equipamiento.

Marta Soneira, secretaria de Desarrollo Territorial y Ambiente, alertó sobre una “etapa crítica de emergencia, donde se queman los pastos, la flora, afecta a la fauna y a reservas forestales”, y tal es así que recientemente se incendiaron 700 hectáreas de cultivos. “Este año la tendencia va a continuar con sequías e inviernos rigurosos, que van a generar escasez de agua en el suelo, entonces vamos a tener pasto seco, por eso hemos activado el sistema”, explicó.

De esta forma dio a conocer los organismos que forman parte del SPMF, que son: la Federación de Bomberos Voluntarios de la Provincia, Federación Central de Bomberos, el Sistema Nacional Integral del Riesgo (SINAGIR), la Dirección de Vialidad Provincial, la Administración Provincial del Agua, Sameep, el IDRAFE, la Administración de Parques Nacionales, la Oficina de Riesgo Ambiental y Climático y, diferentes ministerios y secretarías del Gobierno provincial.

Soneira aseguró que se sancionará a todas aquellas personas que generen un incendio intencional, para ello se llevará a cabo un monitoreo en conjunto con la Justicia del Chaco y la Policía. “Nos hemos propuesto aplicar la normativa vigente, con monitoreo y trazabilidad para incendios intencionales. Tenemos un código de procedimiento, ahora vamos a ajustar los procesos para sancionar a todas aquellas personas que no respeten la ley”, remarcó la funcionaria.