El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, aseguró que "hay resistir los embates" al opinar sobre aquellas personas que plantean la necesidad de una devaluación. El exjefe de Gabinete de Ministros durante la gestión de Cristina Fernández, no dudó en señalar que esta movida devaluatoria "es un golpe de mercado ficticio que se hacen desde aquellos fondos de inversión que trajeron dólares al país, lo convirtieron en pesos, hicieron negocios a través del carry trade, quedaron adentro y ahora quieren salir".

En diálogo con C5N, el mandatario chaqueño señaló que una devaluación licuaría y pulveriza el salario ya que que aumentarían los bienes y servicios. Mencionó que existen en Argentina existen dos vías de presión que promueven la devaluación; los importadores adelantando la demanda de divisas para comprar más barato por una hipótesis de devaluación y en segundo lugar los que exportan que tienen sus productos y no lo quieren vender.

Respecto a como evitar estas especulaciones, el chaqueño dijo que "el gobierno está haciendo lo correcto". Agregó que la estrategia de reestructuración con los acreedores privados para que el flujo de servicio de capital e intereses de deuda sea compatible con la capacidad de pago, el avance de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y los mecanismos para compensar a los sectores más perjudicados, van a propiciar las condiciones para obtener más producción, más empleo y más exportaciones.

Llamó también a "fortalecer la autoridad presidencial, al equipo de gobierno y esperar el tiempo necesario y suficiente porque la oferta de divisas". Mencionó que el presidente Alberto Fernández lo está haciendo y que cuenta con el respaldo de todos los gobernadores que "lo apoyamos para que tome las decisiones correspondientes".