El domingo murió un hombre de 65 años infectado de COVID-19. En la provincia chaqueña hay 595 casos positivos de coronavirus.


Desde el comienzo de la pandemia la provincia de Chaco es una de las más afectadas del país, actualmente en el territorio provincial hay 595 casos de COVID-19 y 30 víctimas fatales. La preocupación ahora está puesta en la comunidad Qom donde se generó un foco de infectados en el barrio Toba.

Según los datos del Ministerio de Salud de Chaco, hay 595 casos de coronavirus en la provincia, de los cuales más del 80% corresponde a Resistencia. De ese total, 98 son pacientes de los pueblos originarios, donde ya se registraron siete víctimas fatales.

Cordón sanitario en el barrio Toba, Chaco.

El pasado domingo se registraron dos muertes en la comunidad Qom que habita el barrio Gran Toba que se divide en los barrios Toba y Chillily de la localidad de Resistencia. Las víctimas fueron un hombre de 85 años que contaba con un cuadro de hipertensión arterial, síndrome metabólico e insuficiencia respiratoria aguda y una persona de 81 años.

Tras dispararse el número de infectados de coronavirus, a través de la trasmisión comunitaria de los barrios Toba y Chillily, el gobierno de la provincia decidió cerrar los barrios donde habita la comunidad Qom con un cordón sanitario.

Barrio Toba Chaco

“El barrio está cerrado, con restricción de salidas. Adentro se habló con referentes y pastores, para que le transmitieran a la gente que acatase las recomendaciones. Pero hasta que no hubo fallecidos no hacían caso. Después de que hubo varios muertos e infectados, recién se preocuparon un poco”, dijeron a Clarín desde el Ministerio de Salud de Chaco.




Comentarios