"Tienen que quedarse en sus respectivas casas", detalló el Gobernador en su cuenta de Twitter.


El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, avanzó en las últimas horas con una medida aún inédita en la Argentina para evitar contagios por el coronavirus: ordenó el “aislamiento social” en cuatro localidades de su provincia, ubicadas a unos 60 kilómetros de Resistencia.

“Las familias, las personas, tienen que quedarse en sus respectivas casas. Es decir, no tener contacto con otras personas”, remarcó el mandatario provincial a través de un mensaje por video que difundió por las redes sociales.

La medida se dispuso poco antes de que las autoridades sanitarias de esa provincia confirmaran que detectaron dos casos de coronavirus y que hay 21 en estudio. La decisión de limitar las actividades rige para las comunidades La Escondida, La Verde, Lapachito y Colonia Elisa.

Se mantendrá por “un tiempo prudencial de 14 días”, según detalló Capitanich que justificó su decisión al indicar que medidas similares adoptaron en países como Italia y China, donde hubo mayor circulación viral.

Tercer mandato de Jorge Capitanich.

“Estas decisiones es necesario tomarlas con la mayor anticipación. En el caso concreto de La Escondida, hemos tenido la verificación de ingenieros o profesionales técnicos que vinieron de Italia para el desarrollo de su actividad de carácter profesional, entonces ese caso puede generar estos mecanismos que han sido toma de muestras para evitar la ulterior circulación viral”, explicó.

El gobernador chaqueño tiene previsto reunirse el próximo jueves con el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, para analizar medidas conjuntas tendientes a prevenir nuevos contagios.

“Solicitaremos la mayor descentralización de todos los estudios al efecto para detectar más rápidamente los mismos. Sabemos que si proliferan más casos a nivel nacional, el instituto puede colapsar”, expuso Capitanich.




Comentarios