La especialista en Infectología, Silvia Balbachán, remarcó la importancia estratégica de vacunar masivamente como única herramienta de prevención.


“No hay que dudar. Las personas deben estar inmunizadas con las dos (2) dosis recomendadas: una al año de haber nacido y la otra después de cumplidos los 5 años. En Argentina contamos con una vacuna que no solamente es gratuita, sino que además, es muy eficaz y muy segura” explicó la docente universitaria e investigadora, Silvia Balbachán, en declaraciones a Radio Facundo Quiroga. “Si todos nos vacunáramos con las dos dosis recomendadas para generar los anticuerpos necesarios para evitar contagios, la situación estaría controlada, pero la realidad es otra. Por eso, la mayoría de los casos de sarampión detectados en nuestro país, los infectados no tenían las dos dosis de vacuna obligatorias” explicó la especialista.

Balbachán también explicó que la Argentina tiene una situación de privilegio respecto del resto de América Latina e incluso de países de Europa porque durante muchos años se trabajó a conciencia con la cobertura de las vacunas. El Sarampión es un virus muy transmisible de contagio interhumano que se transfiere por vía respiratoria. Nosotros, este año detectamos un brote con 38 casos reportados en Buenos Aiores, que contrastan con los 4500 casos y 4 muertes en Brasil o los más de 6 mil casos en Venezuela o los casi 90 mil afectados en la sumatoria de los países de Europa. Por eso, recalco que las medidas para evitar el contagio son informarse y vacunarse”.

Asimismos, la médica destacó las alertas emanadas desde la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), desde la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) y la Fundación Huésped. “NO hay que tener miedo. Se está recomendando incluso a los adultos, nacidos después de 1965 que no estén seguros de tener las dos dosis a vacunarse. SI tuvieran las dos y se colocaran una tercera dosis no correrían riesgos porque es una vacuna muy segura y de alta eficacia”.

Finalmente recomendó: “está indicada la dosis para bebés entre los 6 meses y 1 año a la que llamamos “dosis cero” utilizada en casos especiales en los que el bebé viaja con su familia a un lugar donde haya brote. Pero normalmente, esta vacuna se debe colocar a los niños después de cumplido el primer año con un refuerzo a los 5 años. En esta edad, ya todos deberían tener las dos dosis obligatorias acreditadas”.




Comentarios