El miércoles 29 en horas del mediodía, un auto cero kilómetros terminó incrustado contra el ventanal de la concesionaria Akar, ubicada en Comodoro Rivadavia. Finalmente se descubrió que por descuido de uno de los empleados se habría puesto en marcha el rodado y terminó estrellado.

El local de automóviles se ubica sobre la Ruta Nacional N°3, al sur de la ciudad chubutense. El trabajador involucrado habría acelerado el vehículo sin saber que no estaba puesto el freno de mano.

El Chevrolet Montana salió expulsado hacia adelante y atravesó el ventanal. Varios peatones que pasaban por el lugar sacaron fotos y grabaron el episodio.

En diálogo con ADNSUR, el subcomisario de la Seccional Tercera de Policía, Claudio Rapiman, detalló: “Cerca de las 12:30 tomamos conocimiento y hasta ahí llegaron agentes para constatar de qué se trataba. Se entrevistó al personal del lugar donde comentaron que un vehículo había traspasado la vidriera del local, quedando colgado en la vereda”.

Comentó que se trató de un error humano, lejos de ser un acto intencional. El auto tenía el cambio puesto y el empleado, al arrancarlo, no se percató de ello.