La construcción ha sido uno de los sectores que ha sentido el impacto de la crisis que se vive en el país a partir del fuerte recorte que hubo del Estado Nacional en infraestructura. Si a ello se le suma la situación económica y financiera por la que atraviesa la provincia, generan un combo explosivo.

Los municipios están sintiendo el cimbronazo. En Trelew, por ejemplo, desde el Municipio manejan datos que ya hay 800 desocupados que están fuera del circuito de obras. Así lo aseguró el secretario de Obras Públicas, Sebastián De la Vallina. Y mucha de esta desocupación busca suplirse con planes sociales o subsidios.

El número de desocupados se duplicó respecto a lo que venía siendo la media de años anteriores.

“Tenemos un contacto fluido y la construcción viene siendo muy castigada. En números tenemos 800 desocupados en Trelew”, especificó De la Vallina.

El número de desocupados se duplicó respecto a lo que venía siendo la media de años anteriores. “Hay que entender que el estado nacional no nos ayuda, y la provincia en el estado que se encuentra la obra pública ha caído muchísimo", explicó.