El gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Seguridad, lanza el Plan “Santa Fe libre de armas”, que entre sus acciones contempla la implementación de un programa para reducir la circulación de armas en el territorio provincial, y lograr prevenir las violencias altamente lesivas promoviendo una cultura de la paz.

El Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego (PEVAF) tiene como objetivo reducir el circulante de armas en la sociedad, mediante la entrega anónima de armas de fuego y municiones a cambio de un incentivo económico. La entrega es anónima y no tiene ninguna consecuencia perjudicial para la persona que la realiza.

En Rafaela estarán del 5 al 10 de Julio en el Club Tiro Federal Argentino (avenida Aristóbulo del Valle 2065), en el horario de 8 a 13. Se iba a realizar en abril, pero la segunda ola de coronavirus hizo que se suspendiera.

Esta iniciativa consta de dos instancias: por un lado, jornadas de capacitación y sensibilización abiertas a la comunidad sobre la problemáticas relacionadas con las armas de fuego; y por otro lado, la entrega anónima y voluntaria de armas y municiones por parte de la ciudadanía, quien a cambio recibe un incentivo económico. La implementación de este trabajo es de competencia específica de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC).

La entrega

El trámite es rápido y sencillo, y como incentivo el programa establece sumas de dinero entre $3.000 y $9.000 de acuerdo al material entregado. El arma es precintada, inutilizada y luego destruida en un acto público. El material resultante de la destrucción se funde, se vende y se dona a una entidad de bien público.

La entrega es totalmente anónima. No se solicitan documentos personales al momento de realizar la entrega del arma ni para retirar el cheque. Las armas con procesos judiciales pendientes son separadas y quedan sujetas a los procesos administrativos correspondientes.

Antecedentes del plan

Hasta el momento, el programa ya se desarrolló en Rosario y en Venado Tuerto, destacándose que en el transcurso de dos semanas se recibieron 585 armas de fuego y más de 12 municiones. Ante ello, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, y el ministro de Seguridad de Santa Fe, Jorge Lagna, analizaron la marcha del plan de desarme voluntario que desde su relanzamiento ha tenido resultados muy favorables en la provincia de Santa Fe.