En el mediodía de este lunes, funcionarios de la Municipalidad de Rafaela recibieron a representantes de unos 20 gimnasios, quienes reclamaban poder abrir las puertas y trabajar, pese al decreto provincial del sábado, que les restringe la actividad hasta el 21 de mayo próximo.

Previo al encuentro, leyeron un documento, en donde dejaron en claro que, trabajando con protocolos, no hay posibilidad de contagio. Y que, lejos de ser un problema, son parte de la solución: los pacientes que hacen más actividad física exigen menos al sistema de salud.

Este mismo documento, fue expuesto a los funcionarios. También propusieron trabajar con un máximo de 10 personas al aire libre y con el mismo protocolo con el que venían trabajando en el interior.

Las autoridades locales, apelando al diálogo y consenso, insistieron en contar con dos días para elevar el reclamo al Comité de Emergencia Departamental y, luego, desde allí, al Poder Ejecutivo provincial, para ver si se puede modificar el decreto.

Como contraparte, los titulares de gimnasios elevaron una propuesta y transmitirán que fue tomada por las autoridades y la fecha límite para una respuesta es el miércoles.

Protesta confirmada

Más allá de este encuentro, quedó confirmada la manifestación que realizarán este martes, a las 11, frente a la plaza 25 de Mayo, para poder trabajar. La misma se replicará en otras ciudades, como Rosario y Santa Fe.