En la madrugada de este lunes, se realizó un amplio operativo, ordenado por el Fiscal Martín Castellano, en siete localidades de la provincia de Córdoba. Como producto del mismo, se ordenó la detención de dos personas. Además, se identificaron a otras ocho personas a quienes se les recibirá declaración en las próximas semanas y se libraron dos ordenes de detención.

Allanamientos en Córdoba por estafas realizadas en Rafaela, Sunchales y zona.Agencia de Investigación Criminal (AIC)

Además, se produjo el secuestro de diversos elementos de interés para los legajos: dinero en efectivo, teléfonos celulares, computadoras, dispositivos móviles, motocicletas, documentación bancaria y demás elementos relacionados con los hechos investigados. Intervino personal del departamento Compleja 5 de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de Rafaela y personal policial de la provincia de Córdoba.

Castellano está a cargo de la Sección Criminalidad Económica y Compleja (SECEC) de la Unidad Fiscal Rafaela del MPA y agradeció la colaboración de departamento Compleja 5 de la AIC de Rafaela. Los allanamientos se concretaron en Córdoba, Alta Gracia, Río Segundo, Dean Funes, Villa del Rosario, Río Tercero y Villa María.

La investigación

Las diligencias fueron dispuestas por el fiscal Castellano en el marco de un grupo de 13 investigaciones por estafas telefónicas cometidas entre 2018 y 2020 bajo distintas modalidades, y en perjuicio de víctimas residentes en las ciudades de Rafaela, Sunchales, San Vicente y San Martín de las Escobas, entre otras localidades de esa región de la provincia.

De acuerdo a un cálculo hecho en función de lo manifestado por las víctimas, el monto total de las estafas suma 350 mil pesos.

Allanamientos en Córdoba por estafas realizadas en Rafaela, Sunchales y zona.Agencia de Investigación Criminal (AIC)

Los hechos de estafas investigados por Castellano poseen distintas modalidades, en algunos casos se trata de personas que recibieron llamados engañosos en los que se les indicaba que Anses les otorgaba un retroactivo o un ajuste jubilatorio y para cobrarlo debían transferir dinero. En otros casos se les indicaba falsamente a las victimas que habían obtenido determinados premios y que para acceder a ellos debían transferir ciertas sumas de dinero. En otros casos, por medio de falsas publicaciones de préstamos en Facebook se requería a las victimas de manera engañosa que depositen ciertas sumas para acceder a los mismos. En otro grupo de casos, las víctimas adquirieron determinados productos, transfirieron dinero a partir de instrucciones engañosas y nunca recibieron los artículos prometidos.

En la mayoría de los casos, los llamados engañosos habrían provenido de unidades penitenciarias de la provincia de Córdoba.