Seis personas terminaron detenidas, luego de que las autoridades desbarataran una fiesta clandestina que se desarrollaba en el barrio 9 de Julio y ellos intentaron escaparse por los techos. Participaban unas 35 personas.

La denuncia llegó a partir de una denuncia de un vecino, que notó, además de los ruidos y la música propia de una reunión tan numerosa, un detalle que no supieron cuidar los infractores a la normativas vigentes, que prohíben los encuentros sociales: la cantidad de autos estacionados.

De acuerdo a la información oficial, “personal de la Guardia Urbana Rafaelina, CGI y de la Unidad Regional V de Policía desbarató un encuentro social en que se desarrollaba en calle Pedro Avanthay al 900. Se procede a labrar un acta a todos los presentes y se desaloja el lugar”.

Al dueño del lugar, un joven de 29 años, se le labró un acta y ahora deberá enfrentar una importante multa, además de una causa judicial. En definitiva, deberá pagar la fiesta.