En la mañana de este martes, los arquitectos Carlos Airaudo Saavedra y Daniel Basano se presentaron ante el Concejo Municipal, para solicitarles que reiteren la exención del desarrollo urbanístico que pretende encarar BZA (Bazar Avenida), en la zona de la vieja curtidora del oeste, en la zona de la nueva rotonda. Son cuatro torres, con frente hacia Av. Fader, entre Bv. Irigoyen y Saavedra, con un total de 40.000 metros cuadrados. Debido a la magnitud del proyecto, se haría en etapas.

La habilitación ya fue aprobada inicialmente en 2019, pero el proyecto se cayó por la situación económica. Luego, se ratificó en abril del año pasado, pero la pandemia hizo imposible que se pudiera avanzar. Ahora, pretenden que se haga nuevamente lo mismo, en este año legislativo.

En diálogo con FM Galena, Basano indicó que “Hay marcado optimismo para que podamos concretar el proyecto”.

Basano recordó que en la ordenanza inicial, de 20198, se daban los “parámetros urbanísticos específicos, que incluían la posibilidad de una mayor altura de los edificios”. Esa ordenanza caducó en 2020: “no se pudo concretar el proyecto por cuestiones ajenas a la voluntad de la empresa”, dijo.

“No queríamos un mayor Factor de Ocupación del Suelo (FOS) pero sí aumentar la altura a 40 metros del límite de 22 m. que marca el Código Urbano. Por eso, pedimos que se lo declare como un ‘proyecto especial’, agregó.

Vale destacar que BZA era el dueño de la curtiembre, que impedía la concreción de la doble mano de Avenida Fader. Finalmente, el edificio se demolió, se cedió el terreno al Municipio y ya se pavimentó. Con lo cual, la empresa ya hizo su parte. Aunque, en la reunión, dejó entrever que podría ceder algo más al Estado local, según como avance el proyecto.

El mismo “Es un complejo que tiene tres partes bien diferenciadas: un centro comercial a cielo abierto, servicios (oficinas de distintos usos) y una parte habitacional. Serían cuatro torres, con frente hacia Fader, con un total de 40.000 metros cuadrados”, describió..