Comenzó el frío y las familias más vulnerables de Punta Alta necesitan frazadas. Cáritas de la parroquia San Pablo bajo el lema, “Juntos tejemos solidaridad, juntos abrigamos”, continúa recibiendo ayuda de las tejedoras puntaltenses y lograron entregar hasta el momento 11 acolchados.

En el año 2020 desde la entidad entregaron 15 acolchados y en la actualidad manifestaron dirigiéndose a las donantes, “¿redoblamos nuestro esfuerzo?”.

La colaboración consiste en tejer cuadrados de 20 x 20 cm, de cualquier lana, punto y color, para armar mantas. Luego son entregadas en la misma iglesia de calle 12 de Mayo y Murature.