Mario Alberto Barroz, acusado por el asesinato de la pequeña Alaia de 2 años de edad , continuará en prisión al menos hasta el juicio oral, así lo estableció la Cámara Penal que rechazó un recurso de la defensa oficial del supuesto asesino y confirmó la prisión preventiva que había dictado la jueza Susana Calcinelli.

El hecho aberrante de violación seguido de muerte de la niña, se produjo el 21 de septiembre pasado. Barroz era pareja de la madre de Alaia y tenía a su guarda a la niña y a otro menor de 7 mientras la mujer trabajaba.

Esto se descubrió cuando aquella tarde el hombre, auxiliado por un vecino, llegó al hospital Municipal de Coronel Rosales con la pequeña en brazos.

Marcha pacífica en Punta Alta por la pequeña abusada y asesinada

Los médicos determinaron que presentaba distintas lesiones internas y en la zona genital. En el domicilio de la pareja del barrio Albatros XXVII, donde se consumó el brutal ataque, se secuestraron elementos sometidos a pericias.

Barroz quedó inmediatamente vinculado a la causa, ya que el médico de Policía señaló que la muerte de la pequeña se había producido apenas instantes antes del ingreso al Hospital Municipal y que, de acuerdo al testimonio de los vecinos, no había más adultos en el domicilio.

El acusado, de 29 años, es un ex Policía, que fue desafectado de la fuerza, mientras que el padre biológico de la pequeña está privado de la libertad en la cárcel de Villa Floresta.