Destinada actualmente en el Hospital Naval Buenos Aires “Cirujano Mayor Doctor Pedro Mallo”, la Teniente de Navío Diamela Sánchez desarrolla su carrera profesional en la Armada Argentina desde su ingreso hace 8 años.

Estudió Odontología en la Universidad Nacional de La Plata y se especializó recientemente en Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial en la Universidad Católica Argentina, en Buenos Aires.

Dejó su terruño en Punta Alta, donde nació hace 37 años y donde se encuentran su familia, amigos y afectos. Allí vivió en el barrio Albatros XX y fue al secundario en la Escuela Agropecuaria de Bajo Hondo. "Lo que más extraño de mi ciudad natal es a mi gente, compartir con ellos", manifestó Diamela.

Diamela Sánchez (Foto: Gaceta Marinera)

“Comencé la carrera de Odontología en la ciudad de La Plata por una fuerte inclinación de querer ayudar a otros a través de la salud. Era odontología o terapia ocupacional”, introdujo. Confesó que cuando participó de la primera extracción dentaria casi se desmaya y, sin embargo, supo en ese instante que era lo suyo.

Egresó en 2008 y, cuatro años más tarde, el amor por la Patria que sentía desde pequeña, la llevó a realizar el Curso de Integración Naval (CUINA) en la Armada Argentina y ser parte del Cuerpo Profesional desde entonces.

“Provengo de una familia naval, papá fue suboficial artillero y uno de mis hermanos es suboficial Segundo Arsenal Electromecánico en la Fuerza”, contó. Diamela nació y creció en Punta Alta junto a sus padres y 3 hermanos. “Uno crece conociendo el ámbito naval, lo adopta desde chico y le gusta”, sintetizó.

En la Armada transitó sus primeros años de carrera en el Hospital Naval Puerto Belgrano; y recuerda con mucho entusiasmo su año destinada en la Base de Infantería de Marina Baterías, así como su primera navegación en la corbeta ARA “Espora”.

Diamela Sánchez (Foto: Gaceta Marinera)

También tuvo la oportunidad de participar en los Cursos de Sanidad en Combate (C4), y los relacionados en la atención prehospitalaria de heridos en situaciones de emergencias y catástrofes. Entre sus sueños está viajar al continente blanco a bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar”.

Frente a la pandemia de COVID-19, Diamela continúa con su labor. “Atendemos las urgencias y tengo guardias de recepción; como todo personal de salud estamos muy expuestos pero seguimos trabajando. Nuestro trabajo es interdisciplinario, el equipo es fundamental y aquí en la Armada se trabaja con muchos profesionales –de las ramas quirúrgicas con médicos cirujanos, patólogos, instrumentistas–”, aseguró.

Hoy vive lejos de su ciudad natal –la cual recuerda con mucho cariño y amor– pero muy cerca de su vocación y la familia que conformó. Vive en la Ciudad de Buenos Aires, junto a su esposa Estefanía y su hijo Stefano, de un añito y medio.

“Tefo es lo mejor de la vida”, subrayó Diamela. “El año pasado fue un año muy especial, decidimos tener un hijo, casarnos y terminé mi especialidad en Cirugía. ¡Inolvidable!”, concluyó Diamela, con la gran sonrisa que la caracteriza.

Fuente: Gaceta Marinera y Vía Punta Alta.