El hecho ocurrió anoche cerca de las 21 horas, cuando el personal policial patrullaban por la avenida Cocomarola cuando la oficial Ailén Fernández y la cabo Melisa García Da Rosa fueron advertidas por señas de luces realizadas por un automóvil que circulaba por la misma arteria.

Una madre bajó del vehículo con su hija de 5 años en brazos que presentaba dificultades para respirar luego de atragantarse con un “caramelo duro” de acuerdo a lo dicho por la progenitora.

Las oficiales apelando a sus conocimientos de RCP y primeros auxilios, la oficial practicó la maniobra de Heimlich (utilizado para casos de asfixia por atragantamiento) y la menor despidió el objeto en cuestión de segundos.

Luego fue trasladada al hospital local donde tras el examen médico no refirió lesión alguna y tras recibir el alta, la niña volvió a su hogar con la familia.