La guardia de prevención de la comisaría Tercera de Apóstoles debió auxiliar a un bebé de siete días que se ahogó con leche materna el miércoles por la noche. Luego del hecho, el neonato fue trasladado al hospital local para una mayor atención.

Eran las 22:40 cuando una madre junto a su bebé ingresó a la guardia de la comisaría manifestando que el pequeño no respiraba y aparentemente se había ahogado. Los cabos primeros José María Viera y Cristian Ojeda le practicaron la maniobra de RCP y lograron que vuelva a respirar.

Minutos después, trasladaron a madre e hijo hasta el hospital, donde fueron atendidos por un médico quien informó que el bebé se encontraba en buen estado de salud. Esta mañana, quienes lo asistieron fueron hasta su casa y la madre agradeció al rápido accionar de los uniformados.