Están acusados de presuntas irregularidades en un procedimiento en el que se confiscó un cargamento de contrabando.


La Justicia Federal está investigando a dos efectivos de Gendarmería Nacional por presuntas irregularidades en un procedimiento llevado a cabo en la sede de la empresa de encomiendas Vía Cargo, ubicada frente a la Terminal de Ómnibus de Posadas.

Los agentes fueron puestos a disposición de las autoridades del Juzgado Federal de Posadas, a cargo de la jueza María Verónica Skanata, luego de una denuncia realizada el pasado jueves. Tras estar alojados en Escuadrón 50, fueron liberados al día siguiente y trasladados a otra sede judicial, donde luego de ser informados formalmente sobre el hecho quedaron libres bajo caución juratoria.

A su vez, fuentes ligadas al caso confirmaron a El Territorio que desde la fuerza abrieron una investigación interna, por lo que los efectivos fueron pasados a disponibilidad. SI bien no quisieron dar mayores detalles, todo apunta a que habrían robado mercadería de contrabando incautada. Entre los elementos sustraídos, habría teléfonos celulares y otros objetos tecnológicos.

La situación de los gendarmes podría complicarse a partir de una filmación que aportaron los dueños del edificio a los investigadores, la cual sería un elemento clave para la causa.





Comentarios