Cristina Kirchner recibió el alta médica este sábado por la mañana. La vicepresidenta salió del Sanatorio Otamendi tras la cirugía a la que fue sometida el jueves.

La expresidenta se sometió este jueves a una histerectomía completa, lo que equivale a un vaciamiento del aparato reproductivo. Se trató de una operación programada y no respondió a ninguna emergencia médica.

El Otamendi informó que el pólipo analizado en laboratorio se constató que presentaba “características benignas”, mientras que el “resultado definitivo del examen histopatológico se emitirá la semana próxima”.

Cristina Fernandez de Kirchner continuará con su recuperación en su casa.

Los distintos partes que se emitieron, que llevaron la firma de Marisa Lanfranconi, directora médica del sanatorio Otamendi, agregaron que “se mantienen los controles de rutina postquirúrgicos”.

“Quiero agradecer a todo el cuerpo médico, enfermeras, enfermeros y a todo el personal auxiliar del sanatorio Otamendi, que nos atendieron con tanto profesionalismo y afecto. Muchas gracias!”, escribió Cristina en su cuenta de Twitter.

Además compartió una escarapela que le regalaron. “Esta escarapela divina la tejió para mí Norita, que siempre me cuidó con mucho cariño. Gracias también a ella”, dijo la mandataria.

Ahora la vicepresidenta continuará con su recuperación en su casa. Se espera que esté presente en el cierre de campaña del Frente de Todos previo a las elecciones del próximo domingo 14.

Qué es una histerectomía

La cirugía a la que se sometió Cristina Kirchner es es una intervención quirúrgica mediante la cual se extirpa el útero, y eventualmente también los ovarios y las trompas de Falopio.

Las causas suelen ser benignas o malignas. Sucede cuando se da un engrosamientos del endometrio, endometriosis, dolor pélvico crónico, presencia de fibromas o la detección de cáncer en alguna de las zonas del útero o las trompas de Falopio.

Ofelia Wilheim, la madre de la vicepresidenta, había pasado por una intervención similar, también en el sanatorio Otamendi.