En la tarde del miércoles trascendió un video a través de las redes sociales en las que un joven de 18 años hizo una queja hacia una importante entidad de correo. El reclamo se debe a que el chico se realizó una compra de un celular y al llegar el pedido el envoltorio estaba roto y en su interior tenía un “frasco de vidrio”.

//Mirá también: Crespo: alerta por intentos de estafa que prometen turnos para la vacuna contra el Covid

“Ahí lo ven. La caja está abierta, está roto el ticket del Correo Argentino y no se ve el código que te dice por dónde va el paquete”, contó Agustín Sciortino en el video que compartió en las redes y que rápidamente se convirtió en viral.

Resulta que Agustín había juntado los ahorros de varios meses de trabajo para comprarse por primera vez un celular. El joven gastó 224 mil pesos por un celular iPhone 11, y al recibirlo se llevó una terrible decepción.

“Como estaba tan ilusionado con el celular que me había comprado con tanto esfuerzo, yo iba siguiendo el paquete. Todos los días lo miraba. Y después, de la nada, no lo pude seguir más. Le habían cambiado el ticket”, detalló decepcionado.

Además detalló también que no solo le robaron el celular sino también los accesorios que este traía: ”El celular venía con funda, vidrio templado y todo. Y no hay nada adentro. Están los plásticos y las bolsas, pero tampoco está la funda ni el vidrio templado”, agregó a través de un video.

En este contexto, TN dialogó con el muchacho que reveló que para lograr realizar la compra, se tuvo que inscribir en el AFIP para poder emprender su negocio y juntar el dinero: “Desde los 18 años estoy pagando impuestos y me inscribí en la AFIP, porque me gusta mucho emprender. Decidí crear mi propio negocio. Me costó seis meses hacerlo”.

En base a su pésima experiencia, y tan decepcionado como estaría cualquiera a quien le pase lo mismo, eAgustín resaltó: “La verdad que entiendo por qué el 70% de los jóvenes de hoy en día quieren migrar y me incluyo. Es una lástima que en un país tan lindo estén pasando estos hechos de corrupción”, se quejó.

Un joven pagó $224.000 por un celular, pero le llegó un frascoFoto: El Esquiu

La peor noticia, luego de todo lo sucedido es que la empresa, al parecer no “detecta irregularidades” sobre lo sucedido, teniendo en cuenta de que el peso del producto interno era el mismo tanto con un teléfono como con un frasco de Aloe Vera.

El padre del joven, Daniel Sciortino, compartió también un video donde explicó: “Hay certificación de que el envío fue despachado por Correo Argentino, hay sellos fraguados en el paquete que debía contener el teléfono celular, y sin embargo tenía un frasco de una medicación naturista. El personal del Correo no detecta esta irregularidad. C A se lavó las manos; se hizo la denuncia en Defensa del Consumidor, y hasta el día de hoy, ya pasando cuatro meses, no hay respuesta”.