El colegio La Salle de Paraná volvió a estar en el centro de la polémica este fin de semana luego de que personal municipal junto a afectivos policiales intervinieran en la fiesta de egresados que estaban realizando por no cumplir con los protocolos sanitarios. El evento se llevó a cabo en un local ubicado en Av. José Manuel Estrada al 1600 de la capital entrerriana; allí había 600 personas sin tapabocas y sin cumplir con el distanciamiento social en el marco de la pandemia.

En diciembre pasado los flamantes egresados del La Salle habían sido noticia ya que algunos de ellos viajaron a Bariloche con certificados de covid negativo falsificados; lo que llevó a que contagien a otros compañeros e incluso a coordinadores de la empresa de viaje. Los alumnos habían podido hacer su viaje de fin de curso bajo un sistema de “burbuja” en el marco de una prueba piloto impulsada por el gobierno nacional.

La condición era presentar un examen de covid negativo antes de abordar el viaje; algunos alumnos que eran positivos, es decir que estaban cursando la enfermedad, presentaron un resultado falsificado. El acto de irresponsabilidad terminó con un gran número de personas contagiadas y un repudio social hacia los padres y los profesionales que accedieron a emitir los certificados.