A veces las tomas de decisiones se ven mediadas por la conocida opinión pública, y eso es lo que sucede hoy con las acciones del municipio colonense al momento de hacer uso de la autoridad. No se trata de una cuestión de prueba y error, sino que tiene que ver con tirar la bomba de humo por un extra o medio oficial, y de acuerdo a la respuesta de la gente mantenerse en esa decisión o no. Pareciera que hoy las redes sociales juegan un rol importantísimo pero no para el proceso de decisiones sino para dar marcha atrás con medidas poco coherentes. ¿Ah no me crees? Chequea vos esta data.

En diciembre, vísperas de las fiestas, y con la temporada de verano inaugurada, la juventud se adueñaba del camino costero y el aire libre para realizar reuniones sociales masivas pero por queja de vecinos mediante redes, pronto fueron echados de algunos lugares como el puerto, espigón y también de atrás del “Puente Rosa”. Las quejas no sólo hacían alusión al Covid sino también al respeto que hay que tenerle al turista que visita nuestra ciudad por lo cual también se daba a entender que la población debía cederle todo tipo de beneficios al visitante para su comodidad y confort. Por ende el ciudadano que estuvo encerrado durante meses por esta pandemia, ahora no sólo debía respetar la tranquilidad que buscaba el turista, sino que también debía seguir encerrado para evitar contagiarse. El cierre del Puente Rosa, si, con un portón creado para esa ocasión, fue otra de las medidas que indignó al ciudadano pero más que nada a los habitantes del barrio “Los Bretes” que deberían dar una vuelta más extensa y atravesar la ruta en caso de querer salir o entrar al barrio privado; por lo que no prosperó la medida.

Frente a las fiestas navideñas, el Presidente Municipal con su equipo de trabajo decidieron que a las 00 hs. se cierren los ingresos a Colón, con el objetivo de impedir la visita de la juventud aledaña como San José, Villa Elisa, Concepción del Uruguay, etc.; sin embargo olvidaron un detalle, el turismo estaba habilitado por lo que la medida no solo fue motivo de enojo sino también de quejas constantes a la incoherencia. Lo que también vale destacar es que desde el Municipio se procedió a habilitar un sector de la Playa Norte, más específicamente el “Espigón”, que al final terminó siendo el “Bajo Termas” para que la juventud realice los festejos tanto de “Navidad” como de “Fin de Año”. Situaciones que también llevaron quejas de quienes se alojaban en complejos turísticos por la música y cantidad de gente.

Por último y más reciente, esta semana pasada se dio una situación particular frente a la situación sanitaria que padece hoy la ciudad ya que hay 194 activos de Covid hasta hoy (domingo) al menos. Entre los contagiados está justamente el Intendente y también se confirmó el positivo de uno de los médicos más importantes en lo que es la pandemia desde el Hospital colonense. Sin embargo y frente a que la culpa había recaído en los jóvenes, una vez más volvió a impulsarse con firmeza el hecho de los cuidados personales de cada uno para evitar que el virus se siga propagando. Desde la Municipalidad confirmaban que volverían los “Tradicionales Corsos Colonenses” en forma de desfile, una batucada por noche y a lo largo de la 12 de Abril (calle principal). Toda la semana fue temática de debate, en medios de comunicación y también en redes sociales, ya que además del turismo, esto también haría concentrar gente y promover al tumulto de la gente en el centro, por lo que el viernes y con la excusa climática de la lluvia que se pronosticaba para el fin de semana se dio aviso de la suspensión. Situación que era de esperarse ya que este gobierno ha mostrado manejarse en base a la opinión pública, para a partir de ahí decidir si se hace o se da marcha atrás con lo pensado.

* Por Ana Clara Simón desde Colón.