La mujer de 79 años fue víctima de su acompañante de 29 que se hizo pasar por la nieta en la sucursal bancaria para cambiar el PIN de la tarjeta.


Una adulta mayor de 79 años fue víctima de su propia cuidadora, una joven de 29, que le robó 130 mil pesos del banco. La acompañante de la víctima se hizo pasar por su nieta en la sucursal bancaria para poder cambiarle el PIN a la tarjeta y extraer el dinero de la cuenta.

Luego del hecho, la joven no se presentó más a trabajar en la casa de la mujer; la víctima del robo realizó la denuncia correspondiente.

Finalmente, este jueves efectivos policiales realizaron un allanamiento en calle Los Chingolos N° 2599, según informó Ahora. En el procedimiento se secuestró un teléfono celular, un jeans, un par de borcegos de color negro, un par de zapatillas, documentación y un broches sujetadores de cabello.




Comentarios